El día en que Entre Todos Hicimos que las Paredes del INESCER Hablaran para Nunca Más Callar

Las paredes siempre hablan, debemos estar atentos, con la escucha abierta, para poder entender qué nos dicen. Cualquier muro que se levanta puede contarnos, por lo menos, algo acerca del esfuerzo de los obreros que lo construyeron, como también sobre la decisión que hizo que ese espacio quedara delimitado. Pero suelen pronunciar sus mensajes en voz baja, casi secretamente, pues otros discursos se adueñaron de la sonoridad necesaria para expandirse.

En el proyecto desarrollado en los muros del INESCER, tuvimos el honor de contar con la colaboración de Raúl Olcelli y Fabián Lencina,  reconocidos artistas, junto a Anahí Chirino, estudiante de artes de la UNC, que colaboraron con los alumnos y docentes para dejar plasmados sus mensajes en las paredes de la institución.

Se realizaron 9 murales, con diferentes mensajes.

Al ingreso, en el primer mural denominado “Entre todos”,  encontramos sobre un fondo de límpido color celeste, libros y grullas que levantan vuelo de forma organizada; un escrito parafrasea algo que escribió Antonio Gramsci ‎”Instrúyanse, porque necesitaremos de toda nuestra inteligencia; Agítense, porque necesitaremos todo nuestro entusiasmo; Organícense, porque necesitaremos de toda nuestra fuerza”.

Al frente de éste,  podemos encontrar el mural de los estudiantes de cuarto año de Trabajo Social, donde vemos una pareja abrazada sentada en un nido que miran al cielo donde vuelan pájaros en diferentes direcciones. Esa imagen se completa con un poema de Edith Vera que reza “Estamos// aquí // acurrucados // para dejar espacio // al vuelo  // de los pájaros”.  Y es irrefrenable el surgimiento de la ternura, sentimiento que no sólo resulta necesario sino que es revolucionario en un mundo donde la pelea por los diferentes espacios no deja lugar a la sensibilidad y la mirada al otro.

En el descanso de la escalera principal que intercomunica las dos plantas del edificio volvemos a encontrar las palabras de Edith Vera en un poema que los mismos estudiantes eligieron para su mensaje. Una bicicleta que rompe con los cánones del diseño de esos vehículos, viaje a la ternura y la felicidad, con una canasta de flores, globos y aves que vuelan libres. El paisaje parece algo ingenuo pero adquiere una contundente fuerza cuando leemos el poema de Edith Vera.

En la planta baja también encontramos -a la entrada de la cantina- un mural realizado por los estudiantes de tercer año de Trabajo Social con el mapa de Latinoamérica delineando la cara de una mujer. En un fondo azul y blanco, simulando marinas agitadas, se destacan las islas Malvinas representadas por una mariposa salpicada de rojo, quizás como recuerdo de la sangre de nuestros soldados que impregnó esa parte de nuestra tierra. En la parte superior derecha, Cuba está representada por un cóndor que, de manera majestuosa  despliega sus alas. Completan el mural la frase “Aquí se respira lucha”.

Al frente de este, en los paredes de la biblioteca institucional, los estudiantes de bibliotecología pintaron un mural que acompañaron con una frase de Jorge Luis Borges, que representa la posibilidad que brindan los libros de entrar, de cruzar a “otros mundos”  creados en ellos.

Al fondo del pasillo de planta baja,  encontramos el mural de los estudiantes de Gestión Pública y ONG’s, donde encontramos una imagen que denuncia la servidumbre. En ella un señor cómodamente sentado en un lujoso carro que es tirado por un trabajador, acompaña la imagen una frase de Karl Marx “El poder político es simplemente el poder organizado de una clase para oprimir a otra”

En el primer piso se encuentran dos murales. Uno pintado por Estudiantes de Comunicación Social con una frase de Eduardo Galeano que se destaca sobre un fondo negro al costado del mapa de Latinoamérica con sus venas abiertas. Las palabras de Galeano nos obliga a pensar sin olvidar el sentimiento.  “El lenguaje que dice la verdad, es el lenguaje Sentipensante. El que es capaz de pensar sintiendo y sentir pensando.”

Más adelante,  se encuentra la obra realizada por estudiantes de Animación Socio–Cultural. Sobre un fondo rojo marcha una multitud, el propio pueblo, con pancartas en las que rezan sus reivindicaciones. Sus brazos levantados dan señas de haber estado atados, tal cual lo están quienes penden de cruces de titiriteros que manejan a hombres. A un costado,  puede leerse una frase que invita a cortar con ataduras de quienes nos manejan.

Texto: Lic. Julieta Fortunato (Docente del INESCER y Gestora del Proyecto)
Fotografías: Lic. Jesús Alberto Chirino (Docente del INESCER y Gestor del Proyecto)

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail